Noticias y destacados

¿Qué le debe la tecnología a la sociedad? El punto de contacto entre confianza, ética digital y ESG

Nicola Acutt, vicepresidenta de ESG en VMware

Nunca imaginé trabajar para una empresa de tecnología al comienzo de mi carrera. Durante mucho tiempo, pensé que mi camino me mantendría en la docencia. Me propuse inspirar, clase tras clase, a los estudiantes de negocios de Presidio Graduate School para que se preocuparan por la sostenibilidad. Me aseguré de que todos leyeran “Tempered Radicals” de Debra Meyerson, una guía para impulsar cambios positivos desde el interior de las organizaciones. Y los animé a ser esos agentes del cambio para un mundo mejor y más verde de cara a su incorporación en el espacio corporativo.

¿Qué me llevó a dejar la docencia y convertirme yo mismo en un agente de cambio a nivel corporativo? Siempre me ha motivado el deseo de marcar una diferencia en el mundo, de crear tanto bien como sea posible. Y cuando surgió la oportunidad de unirme a VMware en 2010, me quedó claro que el futuro, de la sostenibilidad, la educación y los negocios, sería moldeado por la tecnología. Así que tuve que decir que sí a la oportunidad y lanzarme. Quería ser parte y asegurarme de que el futuro de la tecnología también pudiera respaldar un futuro mejor para el mundo.

Una década después, la tecnología se ha integrado en nuestras vidas más de lo que podría haber anticipado. Es parte de la base de cómo las personas aprenden, trabajan y se conectan entre sí, especialmente en los últimos dos años. Pero con esta centralidad vienen sentimientos encontrados.

Hace mucho que pasamos el apogeo color de rosa de las personas que pensaban que Silicon Valley salvaría el mundo. Sí, la tecnología puede permitir avances extraordinarios que nos facilitan la vida, resuelven problemas complejos y mejoran la productividad, la conexión y la comunicación. Pero con la misma facilidad puede costar puestos de trabajo, sembrar divisiones sociales y exacerbar la desigualdad.

Estas tensiones solo se han amplificado en los últimos años. El mayor escrutinio regulatorio, la información errónea en las redes sociales e incidentes como los de Cambridge Analytica, SolarWinds y la reciente vulnerabilidad Log4j han hecho que la confianza en la tecnología se desplome. El barómetro de confianza de Edelman de 2021 confirmó que la confianza en la tecnología alcanzó mínimos históricos durante el año pasado en 17 de los 27 países en los que se llevó a cabo el estudio. Esto fue particularmente pronunciado en Estados Unidos, donde la tecnología cayó del primer al noveno lugar en lo que a confianza por sectores ser refiere entre 2020 y 2021.

En resumen: la tecnología está desempeñando un papel más importante que nunca en nuestro mundo y, colectivamente, nunca hemos confiado menos en ella. Entonces, ¿dónde vamos desde aquí? Responder a esta pregunta es una razón clave por la que la confianza es el tercer y último resultado que buscamos como parte de la Agenda 2030 de VMware.

Nos importa que los clientes nos confíen sus datos, confíen en la seguridad de nuestros productos y cuenten con nuestra gente. Pero también reconocemos que nuestras obligaciones son mucho más grandes que eso.

Lo confieso: la inclusión de la confianza dentro de un marco ESG ha causado más de un ceño fruncido, incluso dentro de nuestra propia organización. ¿No debería ser la confianza una apuesta en la mesa para cualquier empresa de renombre? Y por supuesto, la respuesta a eso es sí.

VMware es parte de un ecosistema tecnológico más grande cuyas reglas y normas aún se están creando. Como industria, todavía tenemos que llegar a un consenso sobre lo que constituye la ética digital. He escuchado a algunos decir que no se pueden atribuir los problemas habilitados por la tecnología a la tecnología en sí misma, que es una herramienta agnóstica manejada por personas que son, en última instancia, responsables de lo que hacen con ella. Pero esto siempre me ha parecido un argumento engañoso. La tecnología no puede ser neutral porque es creada por personas. Y la gente no es neutral. Reconocer esto es el primer paso para que nuestra industria se vuelva real acerca de lo que le debemos a un mundo que estamos remodelando fundamentalmente cada día.

Tampoco podemos ignorar que la infraestructura digital que creamos se encuentra bajo niveles sin precedentes de amenazas maliciosas. La ciberseguridad se ha visto tradicionalmente como un problema tecnológico. Pero con tanta información que se comparte en línea y tantas industrias que dependen de herramientas digitales para realizar operaciones comerciales críticas, los ataques cibernéticos y las filtraciones de datos pueden tener un impacto social significativo.

Este tema es especialmente importante para mí esta semana, durante la Semana de la Privacidad de Datos. Es una oportunidad anual para que las empresas reflexionen sobre cómo pueden ser más intencionales y transparentes en la recopilación, el uso y la seguridad de los datos personales. Y me da la esperanza de que, algún día, la resiliencia cibernética sea parte de la estrategia ESG de todas las empresas.

Eso es lo que estamos haciendo en VMware. Nos aherimos a los más altos estándares de transparencia e informes de datos, no solo porque es lo correcto, sino porque queremos elevar el estándar para toda nuestra industria. Estamos incorporando ideas como la seguridad Zero Trust y privacidad por diseño en nuestros productos no porque queramos que sean características competitivas, sino porque sabemos que es lo que le debemos a nuestros clientes, a los usuarios finales de nuestros productos y a la sociedad en general.

Anteriormente escribí sobre por qué la sostenibilidad y la equidad son parte de la Agenda 2030. No son únicos. Estos dos temas son tan universales y tan urgentes que deberían estar en la agenda de todas las empresas, sin importar cuál sea su negocio o producto. Pero ser administradores de la confianza, la seguridad y la privacidad en un mundo digital cada vez más amplio y envolvente es una responsabilidad que recae únicamente sobre los hombros de la industria tecnológica. Es hora de empezar a soportar el peso.

Related Articles

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *